Retórica farisea

Defeco sobre los prejuicios
de quien tiene siempre la respuesta
por ser culto y bien formado,
también harto inteligente,
rico de vida y amigos,
espiritual y valiente...
sensible a manos llenas y
de tiempo tan solicitado
que, por no perder un minuto
o contigo verlo mermado,
se permite la ofensa y
te juzga como estafa,
haciéndote cómplice converso
de ilegalidades y faltas...


-No me eleves, ni me pises,
más allá de mi estatura,
ni me des vacuas lecciones
de ética o mesura...


Y es que, en el fondo, siempre me impresionó más ver el ejemplo en la vida de otro (antes de ser juzgado, digo) que aguantar "retórica farisea" al servicio del bien común, esto es, de arreglar el mundo.

1 aprendices comentan:

Anónimo dijo...

En la tierra de las tortugas los orkos campan por doquier,
Un triste reptil amparado en querer ver,
Coje su cola y por el ..... se la va a meter.
ink107