ESCRIBIR POR ESCRIBIR


Escribir por escribir, eso es lo que hoy hago. Generalmente tengo claro lo que quiero sacar de dentro porque en ese momento me asalta, me derrota o simplemente porque me apetece.
A los pocos escogidos que me siguen,deciros que quiero tener un momento de confesión pleno de sinceridad: constantemente os engaño.
Me explico, no es que mienta o no sienta ninguna de las cosas que escribo, pero también es cierto que casi siempre sobrediemensiono la magnitud de lo que escribo, o minoro lo que siento cifrándolo en mil excusas...
Bien porque mis pesares pasan por un camino paralelo, y hallo el desahogo buscado hablando de otras cosas...bien porque es más bello o estético, o porque simplemente ese día Juan y José (ya los conocéis) quieren dejarse llevar y mecer por sus propias palabras.
Hoy escribo porque escribo; y bien es cierto que hay días en los que son tantas las quejas y emociones que desean salir (y más bien contradictorias y opuestas en sí mismas) y de temas tan dispares...que no encuentro la forma de sacarlas.
Así que me vale simplemente hablar por hablar, aún sin decir más de lo que me gustaría.
El hecho de escribir ayuda, la verdad. Me hace sentir menos desequilibrado y marginal por aquello de que no es lo mismo que ponerse enfrente de una pared a dialogar con uno mismo...además todo lo escrito permanece, con lo que tengo la estúpida idea de que cobra vida en sí mismo, y si es que llega a llamar la atención de alguien ¿no sería como empezar un diálogo emocional a partir de un monólogo sentimental?...
En fin, me estoy volviendo demasiado metafísico para un post que carece de sentido en sí mismo...sólo una última reflexión acerca de lo irónico de la perspectiva con que miramos las cosas.
La foto de hoy es mi calle (sí parece un gueto del Bronx... pero ya intuíais que no vivía en la Moraleja ¿verdad?), y me llamó la atención el hecho de que al tirar la foto con las últimas horas de luz la apariencia es azulada...
El hecho es que es una calle y cualquiera que la vea podra opinar exactamente igual... pero el matiz viene después, depende de el prisma y la hora con que se mire puede dar una apariencia u otra.
Es decir, que dos personas ante un mismo hecho, como es el que es una calle, pueden tener ideas completamente dispares del resultado final y llevar razón ambos en base a sus percepciones...¿ no es irónico y contradictorio?
El tema de lo que es verdad o no lo tocaremos otro día... pues no existen verdades absolutas, en el momento en el que cualquier juicio u opinión se supedita a la propia percepción de las cosas de la que haga gala cada uno.

A modo de moraleja y conclusión, sólo reafirmarme en lo dicho...hoy en vez de sacar una cascada de emociones en forma de ininteligibles versos o reflexiones, decidí hablar por hablar porque al fin y al cabo me vale.
Y la última metáfora creo que es clara por sí sola, y no hace falta que acabe de desarrollarla.

Anita de las Francias felices... no sé si te será posible ver el blog con tu ineterné chapucero...pero aún así sólo decirte que te echo mucho de menos, y que estoy deseando verte y darte un señor achuchón.

3 aprendices comentan:

Anónimo dijo...

Hola pequeño..aqui sigo en los parises...curiosa tu reflexion sobre las perspectivas...paris la ciudad del amor, la ciudad de la luz..para mi otras muchas cosas...la ciudad donde he aprendido a querer, a llorar, a hacer paella...en fin, la misma calle donde no pare de hacer fotos cuando vine de turista se convierte en el sitio por el que paso a diario cargada de mis preocupaciones y mis bolsas de la compra, la ciudad que se mostraba ante mi como un mundo inconquistable ahora se disuelve bajo mis pies ante la amenaza de la partida...y cada dia debajo de casa encuentro a una romantica pareja de turistas españoles perdidos disfrutando de ese Paris que se me escapó.
aun aqui, sola entre la grandiosa multitud, grito entre el barullo, que espero que en algun sitio de oiga

anita dijo...

Hola pequeño..aqui sigo en los parises...curiosa tu reflexion sobre las perspectivas...paris la ciudad del amor, la ciudad de la luz..para mi otras muchas cosas...la ciudad donde he aprendido a querer, a llorar, a hacer paella...en fin, la misma calle donde no pare de hacer fotos cuando vine de turista se convierte en el sitio por el que paso a diario cargada de mis preocupaciones y mis bolsas de la compra, la ciudad que se mostraba ante mi como un mundo inconquistable ahora se disuelve bajo mis pies ante la amenaza de la partida...y cada dia debajo de casa encuentro a una romantica pareja de turistas españoles perdidos disfrutando de ese Paris que se me escapó.
aun aqui, sola entre la grandiosa multitud, grito entre el barullo, que espero que en algun sitio de oiga

Delkhan W. dijo...

"Los políticos mienten para enmascarar la realidad; los artistas, para mostrarla", V de Vendetta. Lo cierto es que, bien sincero, bien mentiroso, la vida es aburrida si no se adereza con un poco de "gracejo" y exageración andaluces. Y, como veo que lo que siempre te impulsa a escribir son tus propios miedos, temores, demonios... y las distintas formas que tiene la conciencia humana de convertir el hastío de lo vivido por el miedo al cambio, nunca se habla por hablar, ni se escribe por escribir... Simplemente se hace sin intención de que te escuchen; se hace para uno mismo.
Un abrazote alérgico en la cartilla del banco, tiburón.

PD: Yo sigo luchando contra viento y marea por empezar de cero, y no más atrás.