Si despiertas de madrugada
sin mi amparo y protección,
y es que recuerdas con vaguedad
cómo fueron...
paz...
felicidad...
¿amor?.
No llores
ni tiendas tu mirada a la acritud;
si cometes el error de acordarte
de mi...
no pongas caras, ni gestos
a ese poso de fracaso...
Y si es que alguien te pregunta
por tu incómoda situación,
no dudes
en contestar:
-"Muerta de amor viví henchida una vez
de ese amor
que dicen todo lo puede."
Y ante la fatídica pregunta...
-"¿y qué fue lo que pasó?"
Ten paciencia,
buen estilo... y caridad;
y con aire casual
de exubernate inocencia,
tampoco pienses
que es faltar a la verdad,
decir:
-"que de tanto
amarnos...
el amor se nos murió".
[...]
Getafe 9 de marzo de 2005

2 aprendices comentan:

Anónimo dijo...

Yo cuando despierto de madrugada, es cuando mas lleno me siento, taaaan lleno, que bien le ofrecia a alguna un SOPORTE FIRME al que agarrarse y lamentar la perdida de la inocencia... eso si que iba a ser un rato exuberante...

Delkhan W. dijo...

Aunque no suene tan elocuente y simpático como el comentario anterior, sólo decirte que sigas escribiendo, que aunque no te diga nada, sigo leyendo... que sé que me echas en falta, pirata, ladrón... que me has robao el corazón.