LA TEORÍA DEL HELADO


"Érase una vez en un mundo gris y cruel (parecido a este), una pequeña niña que vivía felizmente en el seno de una familia acomodada.
Por lo corto de su edad no tenía problemas de los que preocuparse, y sus días eran amenos y divertidos...
Un día paseando con sus padres les dijo:
- ¿Me compráis un helado?.
A lo que sus padres pusieron mil reparos y pegas pues la niña acababa de merendar un bocata de (reminiscencia de mi niñez) "patés la piara" ( ¡qué buenos están!).
Pese a todo la criatura insistió e insistió y juró y perjuró que se lo iba a comer todo. Así que los padres decidieron ( a pesar de conocer el desenlace de todo) comprarle un helado...
Y así fue, la niña escogió el más colorido de todos los polos que había en el quiosco de Frigo, en una dificilísima decisión (entiéndase... es muy difícil competir a esa edad con un "frigodedo" o un "frigopié"...).
A los dos mordiscos ,con helada de cerebro incluída, la pequeña decidió que no quería más helado...no se sabe bien si porque era una mierda, porque no le gustaba, o simplemente porque no quería más.
El caso es que los padres después de regañarla, tiraron simbólicamente a una papelera el polo para hacerle entender a su niña, que en esta vida hay que aprender a no ceder a los caprichos, y hay que tener claro lo que se desea en realidad; y que no se deben coger y hacer tuyas las cosas que en realidad nunca quisiste.
Llegados a este punto de la historia, sólo queda decir a modo de moraleja, que ese helado quizá no llegó a la función para la que estaba ideado ( aumentar el índice de obesidad de los niños españoles para ver si ganamos algún día al estado norteamericano de California), pero sí cumplió otra función importante al fin y al cabo... hacer que una niña aprendiera una lección importante para su vida, que con los años podía ser extrapolable a otras historias."

Aquí os dejo como regalo una de mis múltiples teorías, espero que sonriáis con mi ironía en forma de prosa gratuita.
Sólo decir que desde hoy podéis llamarme Magnum Frac, pues esta teoría a sido elaborada a partir de la mundialmente conocida como "ensayo error".
Vamos, que soy un helado de impresión... de apariencia atractiva, dulce por fuera, sabrosón y rellenito de crema... mmmm... ¡aunque por dentro tenga un puto palo de madera!

Voy a acompañar la teoría con una canción de Kenny Rogers... genio del country, artista, cantante, gran compositor, actor y productor.
Se llama "The Gambler"... y es una de las canciones country que más me gustan y que más y mejores recuerdos me traen...empezando por mi padre gran amante de la música y esos viajes eternos en el R9...sigh!


Powered by Castpost

¡¡¡CAESAR EVOLUTION!!!

3 aprendices comentan:

Sherezade dijo...

Jo, a mi me pierden los cornetto clásicos :)

Delkhan W. dijo...

Por dónde llevas el palo dices?
Jeje... Qué gran historia/ teoría/ cuento/ comodín de sentido común.

mamen somar dijo...

Mismo gusto en helados.
La teoria... ¿Puedo plantarme justo antes de lo del palito de madera?
Encantada de pasar por aquí Talk.
Un abrazo.
Mamen